Estamos monitoreando la situación de COVID-19 y tomando todas las precauciones para prevenir la transmisión del Coronavirus y así salvaguardar la salud de TODOS nuestros pacientes, visitantes y empleados.

El papel crucial de la MRI de cabeza en la identificación de la Esclerosis Múltiple

mri cabeza

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica, autoinmune y degenerativa que afecta el sistema nervioso central. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) esta condición médica afecta anualmente a más de 2 millones de personas en todo el mundo, teniendo una mayor incidencia en la población de zonas con climas templados. 

En la actualidad, una de las mejores opciones para su detección y seguimiento es la MRI de cabeza (Resonancia Magnética); este equipo es capaz de producir imágenes tridimensionales precisas y detalladas, sin radiación.

En este artículo descubrirás cómo funciona el examen y por qué su uso es tan crucial para el diagnóstico de esta enfermedad.

 

 ¿Qué es la esclerosis múltiple y cómo se detecta?

La esclerosis múltiple se produce cuando el sistema inmunitario ataca la vaina protectora o mielina que recubre las fibras nerviosas y genera inconvenientes en la comunicación entre el cuerpo y el cerebro.

Esta enfermedad no tiene cura y con el tiempo ocasiona discapacidad. 

Los síntomas varían de persona a persona, pero por lo general, se pueden presentar en diversas áreas del cuerpo, así:

Musculares: Pérdida del equilibrio, espasmos, entumecimiento, problemas para mover las articulaciones, falta de coordinación, temblor o debilidad.

Vesicales o intestinales: Estreñimiento, dificultad o necesidad frecuente de orinar.

Oculares: Visión doble o borrosa, movimientos involuntarios, pérdida de visión (un ojo a la vez). 

Cerebrales y neurológicos: Pérdida o disminución de la atención, de la capacidad de discernir y la memoria, depresión, mareos, dificultad para razonar y pérdida de la audición.

Detectar la esclerosis múltiple puede resultar difícil debido a los diversos síntomas. Sin embargo, algunas pruebas que pueden ayudar son: análisis de sangre, punción lumbar y MRI de cabeza; siendo esta última una opción clave por la claridad al identificar las áreas lesionadas e inflamadas y al medir su progresión.

 

¿Cómo funciona la MRI de cabeza en la detección de la esclerosis?

La MRI de Cabeza utiliza ondas de radiofrecuencia y campos magnéticos para producir imágenes tridimensionales de gran calidad y precisión. 

Durante este procedimiento, se aplica una corriente de radiofrecuencia en los pacientes con el fin de estimular los protones presentes en el cuerpo, induciéndolos a desalinearse de forma temporal del campo magnético principal. Esta acción de agitación genera un estado de desequilibrio en los protones, que posteriormente, al re-alinearse con el campo magnético, emiten señales detectables por el equipo de MRI.

Así, se generan las imágenes que permiten identificar los daños en la mielina por la esclerosis múltiple. Estas áreas se identifican como blancas o bien oscuras, dependiendo de la técnica que se utilice.

 

Beneficios de la MRI de cabeza para la esclerosis múltiple

El MRI de cabeza juega un papel fundamental en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de la esclerosis múltiple. Algunos de los beneficios clave de la MRI son:

  • Diagnóstico temprano: El estudio permite detectar lesiones cerebrales y de la médula espinal características de la esclerosis en etapas tempranas de la enfermedad. Esto facilita un diagnóstico más precoz, lo que es esencial para un tratamiento oportuno y eficaz.
  • Evaluación de la actividad de la enfermedad: Las imágenes de resonancia magnética proporcionan información sobre la actividad de la enfermedad al mostrar la presencia de  nuevas lesiones o el aumento del tamaño de las lesiones existentes. Esto ayuda a los médicos a evaluar la actividad de la enfermedad y ajustar el tratamiento en consecuencia.
  • Progresión de la esclerosis: A lo largo del tiempo, las imágenes de MRI permiten seguir la evolución de las lesiones cerebrales y medulares, lo que ayuda a comprender cómo progresa la enfermedad en un paciente específico. Esto es crucial para determinar el pronóstico y la respuesta al tratamiento.
  • Evaluación de la eficacia del tratamiento: La MRI de cabeza también se utiliza para evaluar la respuesta de un paciente al tratamiento. Si las lesiones disminuyen en tamaño o número, puede indicar una respuesta positiva al mismo, mientras que un aumento de lesiones puede requerir un cambio.
  • Diferenciación de lesiones: Es posible diferenciar las lesiones causadas por la esclerosis de otras afecciones. Esto es esencial para un diagnóstico preciso y para descartar otras posibles enfermedades que puedan presentar síntomas similares.
  • Planificación del manejo clínico: La información obtenida ayuda a planificar el manejo clínico a largo plazo de los pacientes con esclerosis múltiple, incluyendo la selección de tratamientos más adecuados y la intervención temprana para minimizar el impacto de la enfermedad en la calidad de vida del paciente.

 

Programa tu cita hoy para la MRI de cabeza, comunicándote a nuestra línea: (787) 758-9196 o visítanos en: Ave. Jesús T. Piñero # 300 Este, Hato Rey, San Juan, PR 00918.

¡Tu bienestar está primero!

Compartir:

Noticias relacionadas