Estamos monitoreando la situación de COVID-19 y tomando todas las precauciones para prevenir la transmisión del Coronavirus y así salvaguardar la salud de TODOS nuestros pacientes, visitantes y empleados.

Ecografía Abdominal: Una mirada al interior para prevenir y controlar enfermedades graves

La constante evolución de la ecografía desde 1950, la ha convertido en una herramienta útil y necesaria para detectar múltiples condiciones y enfermedades. 

Aunque su origen se remonta muchos años antes, para el uso de tácticas de guerra en la marina (piezoelectricidad), esta tecnología, ahora permite salvar vidas

Y es que, el estudio se puede aplicar en distintas zonas del cuerpo para verificar su estado interno, como es el caso de la ecografía abdominal, que permite explorar órganos internos y estructuras para detectar la presencia de masas, tumores, cálculos biliares, o cambios en el flujo sanguíneo en los vasos abdominales.

 

¿En qué consiste la ecografía abdominal?

La ecografía abdominal es un procedimiento médico en el que se utilizan ondas de ultrasonido para obtener imágenes detalladas de los órganos y estructuras en el área del abdomen. A menudo, se realiza para evaluar órganos como: el hígado, el páncreas, la vesícula biliar, el bazo, los riñones y el tracto gastrointestinal.

Para aplicar este examen es necesario el uso de un ecógrafo que, a través de esas ondas sonoras de alta frecuencia, revela las imágenes de las estructuras corporales en un computador.    

 

Qué esperar durante el estudio

Es probable que, antes de realizar la ecografía abdominal, debas ayunar mínimo 8 horas antes de la prueba y vestir ropa cómoda. El ayuno ayuda a disminuir la cantidad de gases en esa área para evitar alteraciones en los resultados. 

Si tienes un tratamiento médico no dejes de tomarlo, a menos que tu médico te lo indique. 

El profesional de la salud también te puede pedir lo siguiente:

  • Vestir una bata de hospital. 
  • Retirarte todas las joyas y/o accesorios. 

 

Durante la ecografía, tendrás que recostarte boca arriba en la camilla y el ecografista te aplicará un gel sobre el abdomen para ayudar a que el dispositivo proporcione mejores imágenes. Con una presión suave desplazará el aparato de un lado a otro y este comenzará a generar señales con las que se crearán las imágenes en un computador. 

Este estudio puede demorar aproximadamente unos 30 minutos.

Después podrás retomar tus actividades con normalidad.  

 

Enfermedades que se pueden detectar para mejorar su tratamiento

Gracias a la versatilidad de la ecografía abdominal, es posible detectar múltiples condiciones o enfermedades como:

  • Cálculos biliares: La ecografía abdominal es efectiva para identificar cálculos en la vesícula biliar y los conductos biliares.
  • Enfermedades hepáticas: Puede detectar trastornos hepáticos como la esteatosis hepática (hígado graso), hepatitis, cirrosis y tumores hepáticos.
  • Enfermedades pancreáticas: Ayuda a evaluar el páncreas en busca de tumores, inflamación (pancreatitis) o quistes.
  • Afecciones renales: Permite detectar problemas en los riñones, como cálculos renales, quistes, infecciones y tumores.
  • Enfermedades del bazo: La ecografía puede mostrar el tamaño y la estructura del bazo, lo que ayuda a diagnosticar afecciones como la esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo) o la presencia de masas.
  • Aneurismas aórticos: Puede identificar la dilatación anormal de la aorta abdominal, que es un signo de alerta.
  • Enfermedades del tracto gastrointestinal: Ayuda en la evaluación de problemas en el estómago, los intestinos y el colon, como obstrucciones, divertículos, tumores o inflamación.
  • Hernias abdominales: Puede detectar hernias en la pared abdominal, como las hernias inguinales o umbilicales.
  • Infecciones intraabdominales: Ayuda a identificar la presencia de abscesos o infecciones en el abdomen.
  • Embarazo ectópico: En el caso de las mujeres, la ecografía abdominal puede detectar embarazos ectópicos (fuera del útero) y evaluar el estado del feto durante el embarazo normal.
  • Tumores y masas: Permite la identificación y caracterización de tumores y masas en el abdomen, ya sea en el hígado, los riñones, los ovarios o en otros órganos.
  • Lesiones traumáticas: En situaciones de trauma abdominal, la ecografía puede utilizarse para evaluar daños a los órganos internos.

 

Beneficios de la ecografía abdominal

El valor y la utilidad de la ecografía abdominal se debe a una serie de beneficios significativos en la evaluación y diagnóstico de afecciones relacionadas con los órganos y estructuras del abdomen, por ejemplo:

  • Es una técnica no invasiva.
  • Es accesible.
  • Proporciona imágenes en tiempo real.
  • Permite la evaluación de múltiples órganos.
  • Facilita la detección temprana de enfermedades. 
  • Funciona como guía para procedimientos médicos.
  • Evaluación y seguimiento de embarazos. 
  • No causa dolor.
  • Es un estudio seguro para niños. 
  • No tiene efectos secundarios.
  • Costo accesible. 

 

Avances tecnológicos

Desde el comienzo de su aplicación en el campo de la medicina, la ecografía abdominal ha mejorado de manera significativa su capacidad de evaluación. 

Con las nuevas tecnologías, es posible obtener imágenes 3D y 4D, usar técnicas de Doppler, captar mejores ángulos con transductores más avanzados, conseguir mayor visibilidad de las estructuras y el flujo sanguíneo con agentes de contraste y más. 

Debido a ello, es posible detectar a tiempo enfermedades graves para controlarlas y/o aplicar tratamientos de manera oportuna y más efectiva. 

 

¿Necesitas una ecografía? Contáctanos ahora a través de nuestra línea: (787) 758-9196 o visítanos en: Ave. Jesús T. Piñero # 300 Este, Hato Rey, San Juan, PR 00918.

Compartir:

Noticias relacionadas